¿Tu ropa vieja puede mejorar el futuro? ¡Claro!

En UNIQLO, reciclamos tus prendas usadas y las convertimos en ropa nueva.

Por ejemplo, en nuestra última iniciativa de reciclaje recopilamos los plumas de UNIQLO donados por nuestros clientes alrededor del mundo y los transformamos en prendas nuevas.

También trabajamos con ONG y otros socios para distribuir la ropa usada, que aún está en excelentes condiciones, a refugiados, víctimas de desastres naturales y a personas que necesitan ayuda.

En UNIQLO, creemos en el poder de la ropa para crear un mañana mejor. Nuestro programa de reciclaje es solo una parte en nuestros esfuerzos por reducir nuestro impacto en el medioambiente: reciclar, reutilizar y reducir son nuestras palabras clave.

Únete a nosotros: el planeta también te lo agradecerá.

Una nueva vida para la ropa de UNIQLO

Recogemos las prendas que depositáis en nuestras tiendas para reciclar y las donamos a las personas que más lo necesitan alrededor del mundo. Junto con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), otras ONG y organizaciones proporcionamos ropa a los campos de refugiados y zonas de desastre. Recientemente, también hemos comenzado a reciclar ropa de UNIQLO para crear prendas nuevas, empezando con los plumas.

Recogida

En cada una de nuestras tiendas encontrarás las cajas RE.UNIQLO: aquí recogemos las prendas donadas por nuestros clientes.

Ordenar

Clasificamos la ropa donada en prendas que aún se pueden usar, y otras que pueden reciclarse o reutilizar con un propósito diferente.

Reutilizar

La ropa se clasifica en 18 categorías diferentes, que incluyen la temporada, el género, la talla, la edad, el clima, la cultura y la religión, para garantizar que satisfacen las necesidades específicas de cada destinatario.

Reciclar

Usando tecnología única desarrollada en colaboración con TORAY, podemos reciclar plumas y crear prendas nuevas.

Asistencia mundial

Suministramos ropa a refugiados y personas desplazadas en todo el mundo, enviándoles la ropa que necesitan. Mientras que los plumas se envían a fábricas para ser reciclados.