JOIN: EL PODER DE LA ROPA JOIN: EL PODER DE LA ROPA

Entrevista con el Dr. Keith Alverson, especialista marino, climático y ambientalista activo: esto es lo que puedes hacer ahora y lo que el mundo debe hacer para reducir el consumo de plástico.

  • Dr. Keith Alverson

Desde julio de 2016 hasta diciembre de 2020, el Dr. Keith Alverson fue director del Centro Internacional de Tecnología Ambiental del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-IETC). Después de trabajar en el PNUMA, Alverson trabajó como consultor independiente sobre océanos, clima y medioambiente.

Entrevista con el Dr. Keith Alverson, especialista marino, climático y ambientalista activo: esto es lo que puedes hacer ahora y lo que el mundo debe hacer para reducir el consumo de plástico.

Hablamos con el Dr. Keith Alverson, exdirector del Centro Internacional de Tecnología Ambiental (UNEP-IETC) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, sobre la contaminación plástica y las acciones necesarias para abordar este desafío.

Ha habido un cambio positivo en el uso de bolsas de plástico. ¿Ha ayudado esto a disminuir la contaminación plástica?

Es cierto que en los últimos años la gente se ha vuelto más consciente y está más informada sobre la contaminación que provoca el plástico. Desafortunadamente, a pesar de los esfuerzos actuales, la cantidad de plástico utilizada por las personas en todo el mundo está creciendo, ya que muchos desechos continúan dispersándose en ambientes marinos en lugar de terminar en camiones de basura o en un sistema de recolección adecuado. Algunos países todavía no tienen regulaciones al respecto.

¿Cuánto plástico termina en el océano?

En la década de 1950, el plástico no formaba parte de la vida cotidiana de las personas. Fue solo en el siglo XXI que la contaminación plástica comenzó a aumentar a un ritmo alarmante. Según nuestros cálculos, cada año se pierden ocho millones de toneladas de plástico en el océano, lo que equivale al peso de 50.000 aviones. Esta cifra es asombrosa, más allá de la imaginación, pero algunos investigadores argumentan que en realidad el número es aún mayor.

¿Qué podemos hacer para reducir estos números?

El primer gran paso es monitorear (visualmente, empíricamente) los flujos de desechos plásticos; en particular, para saber cuánto se recauda y cómo se trata. Asimismo, es importante entender cuánto atraso y desperdicio sin procesar hay. Esto ayudará a comprender el impacto ambiental y encontrar estrategias más eficientes para abordar el problema desde una perspectiva informada. Pero en lugar de esperar a que lleguen todos los datos, no hace falta decir que debemos tomar medidas ahora para reducir los desechos plásticos hoy. Las elecciones que hacemos individualmente ayudan a eliminar los desechos plásticos. Juntos tenemos el poder de hacer una gran diferencia.

¿Quién debe estar a cargo de la verificación?

El comportamiento de las empresas es importante, el sector industrial debe tomar la iniciativa. Hablando de UNIQLO, significa calcular cuánto plástico se usa en la cadena de producción, cuánto material desechable se usa en el empaque del producto, cuánto plástico está presente dentro de la ropa. Es tan importante como estimar las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Quién debe estar a cargo de la verificación?

Analizar las emisiones de gases de efecto invernadero es el primer paso para construir una estrategia de reducción.

Exactamente. Un fabricante de ropa puede estimar la energía utilizada durante la producción de materiales y productos, así como la energía utilizada en las oficinas y tiendas, o la que necesitan los vehículos de motor y las embarcaciones que participan en el transporte. O, de nuevo, la energía que consumen los clientes cuando lavan la ropa. Estos datos forman la base de una estrategia correcta para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La investigación y el análisis nos dan las herramientas necesarias para formular respuestas concretas.

¿Sería mejor deshacerse por completo del plástico y crear ropa exclusivamente a partir de productos naturales?

Cada material tiene sus pros y sus contras. Si UNIQLO decidiera usar solo algodón, esta elección también tendría un impacto ambiental, porque la fibra del algodón requiere mucha agua. Un ejemplo es el Mar de Aral, una cuenca de agua salada situada entre Kazajstán y Uzbekistán, que ha perdido más de la mitad de su superficie. La principal causa fue el desvío del agua para regar los campos de algodón. Lo que provocó que el nivel del agua en el Mar de Aral disminuyera fue el cultivo de algodón, ya que requiere un sistema de riego masivo. Sea cual sea el material que se elija, siempre habrá consecuencias conocidas o desconocidas para el medioambiente.

Parece que la mejor estrategia es encontrar formas de reducir el impacto sobre el medioambiente a lo largo del proceso de producción de la ropa.

Los seres humanos no pueden sobrevivir sin extraer alimentos y materiales de la naturaleza. Pero hay maneras de reducir la carga de nuestras acciones. Mi opinión personal es que debemos alejarnos de la idea de ropa barata y desechable, hacia productos que la gente pueda usar durante más tiempo. Esto significa aumentar la cantidad de productos de gran calidad (creados específicamente para durar años y ser reutilizados múltiples veces) y, por lo tanto, reducir la demanda de materiales a lo largo del tiempo. Este tipo de cambio reduciría en gran medida la carga sobre el medioambiente.

Cada vez se presta más atención a los problemas causados por los microplásticos.

Los microplásticos están en todas partes. Están en el agua de nuestros océanos, en ríos, lagos, en el hielo de las regiones polares y en la humedad del aire. Incluso se han encontrado en la sangre humana. Representan un problema sistémico, sin embargo, aún no conocemos su impacto. Podemos decir con certeza que los microplásticos representan una preocupación biológica y esto hace que sea aún más crucial seguir observando e investigando, para poder idear nuevas formas de evitar que se dispersen en el medioambiente. UNIQLO ha desarrollado una serie de materiales sintéticos: me gustaría ver vuestros conocimientos técnicos aplicados al desarrollo de materiales que ayuden a reducir el impacto en el medioambiente.

Cada vez se presta más atención a los problemas causados por los microplásticos.

¿Cuál es un ejemplo de una fuente de desechos plásticos que se ha pasado por alto?

Los filtros de los cigarrillos. Se supone que estos productos de plástico de un solo uso reducen las toxinas que inhala el fumador, pero los filtros hacen que fumar sea aún más peligroso, ya que las personas tienden a inhalar más profundo. Una gran cantidad de cigarrillos se tiran a la calle, pero los filtros acaban en el océano. Estos son la principal fuente de desechos plásticos y nunca han sido regulados.

¿Qué otros aspectos de la contaminación plástica merecen más atención?

Hoy en día, existen tecnologías que permiten procesar los desechos plásticos sin liberar sustancias cancerígenas a la atmósfera, pero algunos países aún no han implementado estas tecnologías y dependen de la combustión al aire libre. El próximo objetivo es crear conciencia general sobre las sustancias químicas presentes en los plásticos y su impacto en el medioambiente, de modo que se puedan desarrollar estándares globales para la combustión de los desechos plásticos.

Parece que se necesita la cooperación internacional para reducir los desechos plásticos.

Exactamente. Este tipo de problemas trasciende la individualidad y las fronteras. Tenemos que proponer soluciones como comunidad global. El PNUMA está explorando la posibilidad de establecer convenios internacionales para plásticos, con el fin de mejorar los esfuerzos para reducir la contaminación plástica en los mares. De cualquier manera, es crucial que la gente entienda que la ONU no hace que los problemas desaparezcan simplemente estableciendo convenciones. Las dificultades se resuelven cuando los individuos, las localidades, las corporaciones, las naciones y las organizaciones internacionales unen sus fuerzas.